Cerámica impresa

ceramica

Se extendió entre los años 7000 y 5000 a.C. En la zona del mar Adriático (actual Albania, Serbia y Montenegro, sureste de Italia) y actual Grecia occidental. Se desarrolló a partir de una cultura mesolítica local. La cultura de la cerámica impresa se caracteriza por una cerámica bien cocida, moldeada con arena, grava o sílex triturado y decorada con impresiones, ornamentos y símbolos de conchas de caracol, garras o palos.

Las vasijas son grandes, en su mayoría semiesféricas o cónicas, u ovaladas con fondo plano. La cerámica primitiva está decorada de arriba abajo con impresiones, mientras que la tardía es de color marrón o negro pulido, decorada con tallas e incrustaciones, triángulos, espiga, rombos, líneas y rayas horizontales y verticales, o con ornamentos pintados sobre un fondo amarillo oscuro.

Los habitantes productores de este arte vivían en cuevas y asentamientos abiertos en el páramo de las montañas, que con el tiempo se fortificaron excavando zanjas a su alrededor; en los asentamientos se han encontrado restos de muros de zarzo, paredes de arcilla y casas.

Practicaban la agricultura (trigo, cebada, judías; se han encontrado piedras de molino), la ganadería (vacas, ovejas, cabras), la pesca, la caza y la recolección de alimentos. Utilizaban herramientas de hueso y cuerno; se encontraron muchas conchas de caracol, vasijas antropomorfas, grabados y esculturas. Todavía se pueden encontrar cerámicas de esta cultura en el sur de Francia y España; se cree que la cultura de la cerámica impresa se extendió como resultado de los viajes de la gente por mar.

Scroll al inicio