Cerámica cordada

Nació en Europa entre el cuarto y el segundo milenio antes de Cristo. Se extendió desde los actuales Países Bajos hasta el Volga. Descubierta en el siglo XIX, debe su nombre a la cerámica cordiforme característica de esta cultura. El grupo de las culturas de la cerámica cordada se divide en 7 variantes: la cultura Fatyanov, la cultura del Alto Dniéper, la cultura del Dniéper Medio y la cultura Pamari.


Los habitantes de la Cultura de la Cerámica Cordada vivían en yurtas, campamentos de corta duración, y practicaban la ganadería nómada (cerdos, ovejas). Fabricaban vasijas de arcilla decoradas con adornos de cordaje y vasijas de piedra con forma de barco, como hachas de batalla. Los muertos se enterraban sin quemar, y la mayoría de las tumbas son masculinas.

La cerámica cordada es uno de los tipos más conocidos de la primitiva alfarería, al igual que en el caso de las piezas de cultura cardial que nos han llegado a través de diferentes yacimientos arqueolígicos.

Los restos incluyen: hachas, cuchillas, cerámica, herramientas, joyas (alfileres de hueso, ámbar), puntas de flecha, fragmentos de ropa guerrera. Según M.B. Gimbutiene, V. Briusov y otros estudiosos, los indoeuropeos procedían de la zona esteparia del sureste de Europa.

Scroll al inicio